martes, 22 de diciembre de 2009

GOBIERNO

Quizás las reformas más profundas e importantes deban darse en el seno mismo del gobierno nacional y extenderse, con el acuerdo de las provincias, a todos los niveles de los gobiernos provinciales.
Es imperativo un cambio de actitud en la clase política, mayor transparencia en sus acciones, terminar con la impunidad del cargo público, y bajar en una medida que tienda a cero el nivel de corrupción.
Los funcionarios que trabajan en cualquiera de los distintos poderes del gobierno nacional, provincial o municipal son empleados públicos – siendo su empleado más encumbrado y prominente el propio Presidente de la Nación -, esta condición de empleados públicos implica como parte constitutiva misma del cargo, que es el pueblo el jefe de esos funcionarios y no a la inversa.
Propongo en esta área varias reformas de fondo:
Limitar el tiempo de gobierno de un presidente a dos períodos – alternos o consecutivos – de cuatro años cada uno, sin posibilidad de reelección.
Fijar una especie de “carrera política” que impida la reubicación eterna en distintos cargos de las mismas personas, por ejemplo: aquel que sea Concejal de algún municipio podrá aspirar al cargo de Intendente, pero quien ya haya sido Intendente no podrá postularse al cargo de Concejal. Si quisiese ocupar un cargo distinto que el de Intendente podrá hacerlo para cargos legislativos o ejecutivos provinciales o nacionales.
A su vez un Senador provincial no podrá postularse para Diputado provincial, etc.
Esto garantizaría una renovación necesaria del establishment político a la vez que limitaría la conformación de estructuras de poder que degeneran, casi por ley natural, en espacios corruptos.
Propongo también el acceso a los cargos públicos, no políticos, con áreas a cargo (Jefes de Departamento, Subdirectores, etc.) por estricto mérito en concursos de antecedentes y oposición , por períodos máximos de dos años, debiendo repostularse para poder seguir ocupando ese cargo.
A tal efecto se deberá proveer a los postulantes toda la información necesaria del área concursada, de recursos humanos, presupuestarios y de infraestructura (en los caso que correspondiere), a fin de que puedan elaborar sus propuestas de proyectos sobre cómo optimizar el área, maximizar el aprovechamiento de la partida presupuestaria, y definir objetivos de acción y metas a lograr en esos dos años. Esto también permitirá una mayor transparencia de la gestión actual y venidera, toda vez que la información de cada espacio de gestión será de público acceso.
Se debe lograr la excelencia en todas las áreas del gobierno, no se pueden desperdiciar los impuestos de los contribuyentes en áreas administrativas y de gestión que no cumplen a cabalidad con los objetivos para las que han sido creadas.
Propongo elaborar un sistema de monitoreo y calificación de todas y cada una de las áreas de gestión, que permita obtener datos sobre los logros, cumplimiento de objetivos y eficiencia administrativa en relación a la planta de personal que posea y el dinero destinado a esa área de gestión. Una vez evaluada y calificada poner en relación directa a ese puntaje la asignación presupuestaria para el año siguiente. Así las administraciones más eficientes crecerán cualitativamente y las menos eficientes serán absorbidas por aquellas que demuestren capacidad en la ejecución.
No se pueden seguir destinando recursos económicos a áreas improductivas que sirven sólo a los efectos de pagar con empleos públicos los compromisos políticos y de campaña. Areas sobrepobladas donde, paradójicamente, la burocracia es más lenta aún, y donde pueden verse muchas personas sin hacer nada gran parte del día, no se pueden admitir en un país que intenta crecer.
El personal, que por nivel académico o idoneidad esté calificado, se reubicará en otras áreas administrativas donde sea más necesario, o bien podrán crearse turnos ampliados de atención al público a fin de facilitarles los trámites a los contribuyentes y agilizar el proceso de dichos expedientes. El personal que no cumpla con los requisitos mínimos requeridos de nivel académico o idoneidad para el puesto en el que se desempeña o se pretende reubicarlo, será removido de su puesto.

1 comentario:

  1. Quisiera como es mi modo, decir en muchas palabras lo que opino sobre tu propuesta. Pero con decir pocas digo todo. Si esto que propones fuera puesto en práctica !Qué distinta sería la política!!! podría definirse como el proceso ideal de llevar una democracia adelante....pero llegar a esto en la Argentin lo veo imposible...no porque sea imposible, sino porque no sería conveniente para muchos...ya ni siquiera para algunos.... ¡Qué feliz me haría saber que el sistema político fuera asi....!!!!
    Te felicito por plasmar en una propuesta bien definida, lo que pocos deseamos, creemos y comulgamos cómo debería ser todo esto. Un abrazo peronista. Te quiero mucho

    ResponderEliminar